?

Log in

No account? Create an account

Bienvenidos al blog de Nefmex

Hola, me llamo Nef. Soy un hombre gay, treintañero, monarquista, historiador aficionado, lector casi empedernido. Trabajo en un diario local de Cancún, Quintana Roo, México.

Keep running

¡La li ho! ˆ_ˆ


Kilómetro cero
Andador bulevar Kukulcán, Cancún.

Tres semanas han pasado desde la operación y el inicio de la convalecencia. Apenas hace un par de días me di cuenta de esta situación y no dejó de sorprenderme, al tiempo de calmar parte de los temores sobre mi estado físico, y tal vez, disparar otros.

En este lapso, he mantenido firme la decisión de seguir haciendo ejercicio, amparado en que el médico afirmó que puedo hacerlo siempre que tenga cuidado y moderación. Así, le tomé la palabra y he salido a trotar tres veces a la semana, lunes, jueves y sábado, cada día con más ánimo. Hoy logré completar tres kilómetros sin detenerme y, obviamente, sin que me causara problema alguno. Para un casi recién salido del hospital, considero que es un gran avance y me da mucha alegría ver que soy capaz de cumplir con la meta trazada: no dejar de tener actividad física.

No niego, porque realmente "me duele", que a veces siento muchas ganas de levantar pesas para seguir con mi "muscle bear proyect" y no perder la masa muscular lograda. Lo bueno es que esto no dura mucho y recapacito para no meter la pata.

Quiero contar más cosas, pero el sueño me vence. Estos días he sentido mucho cansancio al grado de tener que tomar pastillas para aguantar las jornadas. En fin, veremos cómo nos recuperamos.

Saludos cansados.

Un domingo en paz

¡La li ho! ˆ_ˆ

Varias personas dijeron que ayer estaba muy contento, otras, que se me notaba la felicidad cuando regresé a trabajar; ciertamente en lo correcto estaban, pues ayer cuando pisé de nuevo la redacción, me sentí aliviado, agradecido y muy animado. Sí, es cierto que mi labor es muy estresante, cansada, "ingrata" y de mucha tensión, pero me gusta tanto que esas características no logran más que la atesore con mayor ahínco.

Fue un día bastante satisfactorio. Saludos, buenas vibras y, para alegría del médico y la familia, los compañeros constantemente me recordaban el mantra que deberá acompañarme durante buena parte del resto del año: "camina despacio, Nef"; situación a la que, movido por mi singular forma de ver el mundo, respondo con un chiste "gráfico": caminar como ancianito y decir "voy volando" :-P. Al menos, para mí es divertido hacer chistes de mis padecimientos.

Igual ayer, temprano fui al kilómetro cero a correr con una amiga. Primero nos aventamos los dos kilómetros caminando, y el regreso, poco más de la mitad trotando a paso lento, para no lastimarme. Puedo decir que me animó mucho ir , pues siendo el "cardio" lo único que puedo hacer en relativamente sin restricciones, eso ayudará a que mi cabeza no se llene de pajaritos y espíritus chocarreros cuyas consecuencias son ya harto conocidas por mis amigos. Mañana también iremos a correr, esta vez al Malecón Tajamar, ya que no tengo las más mínima intención de descuidar mi salud, máxime cuando nos dimos cuenta de que nos gusta hacer ejercicio, y no lo hacemos sólo para farolear.

En noticias algo más "nerdas", hoy vimos por la televisión la octava Olimpiada Mexicana de Historia y, con todo y que fue una producción estilo Televisa, estuvo muy agradable gracias a su "complemento" en las redes sociales: vía Twitter, la pasamos comentando los aciertos y errores de los participantes, todo con el ánimo de aprender, cosa que para mi fue lo mejor del programa, aunado al singularmente maravilloso hecho de conocer varias de las respuestas. Lo digo y lo repito: debí estudiar Historia :-/ *me doy de coscorrones*

Pero bueno, el domingo sigue su marcha y en un par de horas me toca ir a la redacción. "Lets see" que nos depara hoy el mundo de las noticias.

Saludos.

Everything is awesome!

¡La li ho! ^_^


14863249735_34b7119300_c


¡Wiii! ¡Lo hicimos! La convalecencia terminó; todo ese "esfuerzo" empleado para no caer en el aburrimiento funcionó, y el médico nos ha dado hoy la autorización para, desde mañana, regresar a nuestra vida "normal".

Así, luego de revisar mi pancita y sus puntos, el galeno confirmó el buen estado de mis cicatrices, dando por terminado el período de reposo obligado tras la operación. Recomendome únicamente evitar levantar cosas pesadas por lo menos un mes y medio, pero puedo hacer cualquier actividad cardiovascular, sólo que con calma y por etapas. ¡Wiii! Eso implica, además de que ya puedo ir a trabajar, que regresaremos a hacer ejercicio, y de hecho, mañana mismo será, con una caminata-trote en la entrada de la zona hotelera, acompañado de los cuates de la banda "warsie".

Huelga decir que salí del consultorio contento y cantando "Everything is awesome" :-P, con muchas ganas de retomar las actividades laborales y físicas, aunque no niego que eso de ir al gimnasio y no levantar el mismo peso de siempre será algo "complicado" de aguantar, aunque de momento eso tendrá que esperar hasta septiembre, pues primero debo retomar la condición, cosa que haré con las salidas a trotar. Lo bueno, y no está demás decirlo, es que esta convalecencia no tuvo el efecto negativo que se podría esperar de mi mente atribulada, pues a pesar de que dejé de hacer ejercicio, no subí de peso :-D, y esto fue gracias a mi familia, pues su cariño se vio reflejado en el extremo cuidado que tuvieron al preparar comidas en apego a la dieta y recomendaciones del médico: cero grasas e irritantes; yo, en consideración, no me aprovecho de que ya puedo tomar café, y el consumo de esta bebida maravillosa la reduje, de seis, a una taza diaria.

En fin. Termina una etapa y vamos por la que sigue, la que llevo esperando desde hace dos semanas: regresar a la redacción y rehacer mi siempre inacabada confianza. Ganas no faltan, sólo debo recordar el nada viejo y muchísimo menos conocido dicho que dice "Keep calm and focus, young padawan".

Saludos.

P.D. Por cierto, en noticias menos apremiantes: por fin, luego de mucho pensar, cambié mi equipo de telefonía celular, y al menos con su cámara fotográfica, admito que tendré que pedirle ayuda a Cachorro para usarla :-P; y como resultó ser de "4G" -aja-, no se sorprendan si ven en la calle haciendo corajes porque no entra a Twitter, ja,ja.

Aléxandros y Steve Jobs

¡La li ho! ˆ_ˆ


Aléxandros
Trilogía Aléxandros


La convalecencia por terminar está, y aunque muchos me dicen que pida más días y "disfrute" de este período de inactividad, lo cierto es que yo ya deseo regresar a trabajar, por los motivos referidos en entradas anteriores.

Esta "paz" que por receta debo experimentar no deja ser muy agradable y tener sus singulares encantos, uno de ellos ha sido el poder emplear el tiempo en leer un poco más de lo normal. Diferente a lo que podría considerarse, no me he atiborrado de lecturas, sólo me he dejado envolver por la serie "Aléxandros", de Valerio Massimo Manfredi; ya terminé "El hijo del sueño" y "Las arenas de Amón", y creo que para antes del sábado le damos mate a "El fin del mundo".

Los dos primeros son contradictorios al gusto, o al menos al mío. "El hijo..." es sin más el mejor y más entretenido, por la descripción muy detallada de las costumbres, ritos e intrigas en la corte de Filipo II de Macedonia y la niñez del joven Alejandro. Para mi, fue mucho más interesante leer la gestación del mito que su camino hacia él, asunto que se lee en "Las arenas..." y que con sus vívidas descripciones de batallas, sinceramente me resultó un poco aburrido, sin por ello negarle sus enormes méritos narrativos sobre los augurios que le llevaron a creerse el hijo de Zeus Amón.

Poco me falta para terminar "El fin..." y puedo decir que recuperó mi interés, aunque trastoca la visión sino idealizada, sí neutral, que tenía por el gran monarca del mundo heleno. ¿Por qué? Lo describiré con una simpática analogía: me recuerda al odiado Steve Jobs. Síp, Alejandro Magno y la mente tras el éxito de Apple comparten el odioso, fastidioso y recalcitrante gusto por no ver más allá de sus ambiciones, que no por ser "no malvadas", dejaron de ser mezquinas. El macedionio llevó a sus hombres a un empresa fantástica pero sin un fin determinado, y ante los señalamientos de sus generales y amigos se escudaba en la versión mesiánica sobre si mismo, infundida por su madre Olimpia y los augurios que su religiosidad daba por ciertos. Jobs tenía el mismo problema: incapaz de aceptar una crítica, poco le importó la opinión de su gente al creerse superior a todos; y al final de su vida, su mente lúcida se dejó llevar por las quimeras espiritistas y "hippies".

Evidentemente no nos hemos quedado sólo con lo dicho en la trilogía, pues ante el interés que causaron en mi las noveles, busqué en otras fuentes, como la obra de Nicholas Hammond, "El genio de Alejandro Magno", datos para corroborar algunos relatos de la novela y sobre todo, sobre que tan cierta pudiera ser mi idea sobre el macedonio. También es obvio que no dejo de sentir respeto y admiración, ejemplo de la hoy muy necesaria determinación humana, pero como sucede con los personajes históricos, uno termina por quitarse el velo y ver hombres, en lugar de héroes.

Saludos.

P.D. Entre las curiosidades con las que me topé en las librerías virtuales en estos días está "Santa Anna: el dictador resplandeciente", de Rafael Muñoz. Libro en extremo raro de encontrar en formato digital, pues la mayoría de los sitios para conseguir libros electrónicos son españoles, con poco interés en obras mexicanas. Obvio, es el "next in line" tras la trilogía.

Welcome back!

¡La li ho! ˆ_ˆ


Coffe mug


Hoy por fin me quitaron los puntos :-) y de acuerdo al médico, la cicatrización va muy bien, sin sangrado ni cosa que se le parezca; noticia que en sí misma es muy buena, pero la mejor fue que puedo volver a tomar café, ¡Wiii! Aunque -siempre hay un "pero"-, tiene que estar rebajado y debo reducir el consumo a cuando mucho, tres tazas al día. Un pequeño precio, la verdad, por el placer de sentir el café en mis labios otra vez.

La dieta se queda como la he llevado con la ayuda de Má: verduras hervidas, caldos, gelatina y platillos suaves mientras se acostumbra el cuerpo a no tener vesícula, y sobre todo, nada de grasas. Esto, huelga decir, cae de maravilla para no subir de peso ante la falta de ejercicio, y para no caer derrumbado por alimentos que ahora sí me causarían daño real, aunque es imposible negar que se siento antojo por muchas cosas que no puedo digerir, por ejemplo, pescado frito con mayonesa :-P.

En fin. Nos queda una semana de observación de las pequeñas heridas, ahora sin los puntos. Si seguimos así, cuando vaya de nuevo con el médico el próximo viernes, podré decirle que estoy muy bien y listo para regresar a la redacción el sábado... cosa que espero con muchas ganas, pues, aunque mucho dirán que esto de la incapacidad es una "vacación", ciertamente no lo es, y al menos para mi es ya urgente regresar a trabajar, tanto por cuestiones positivas, como el gusto por mi trabajo y ver a mis compañeros; como las propias de mi naturaleza nerviosa y tendiente a imaginar los escenarios más disparatados y angustiosos. "You know", el yo de siempre, ese que cree que por tanto tiempo de no ir trabajar, ya no podrá regresar. "Sounds silly", lo reconozco, pero no puedo evitarlo, aunque sí me doy gracias de que tales pensamientos negativos sólo llegan por ratos y son tan efímeros que desparecer como un suspiro.

En fin. Celebremos este feliz acontecimiento con una taza de café caliente, ¡salud... y que se pudra la República!

Saludos.

El verbo fantasma

¡La li ho! ˆ_ˆ

Los seres humanos tenemos muchas capacidades que nos hacen la especie prevaleciente, nos guste o no; algunas son peligrosas, otras no, pero para mi, la más poderosa es la introspección, al grado de crear un "verbo fantasma": el hubiera, ese que no existe.

Estos días de introspección por la convalecencia, y especial anoche que por fin pude dormir en paz, a mi mente regresaron muchos pensamientos que desde hace tiempo revoloteaban por mi cabeza antes de abrazar el sueño. Ideas sobre lo que pudo ser y no fue, situaciones oníricas, carentes de esencia pero pletóricas en sentimientos que me hacen sonreír, a veces, creo que demasiado, momento que aprovecho para escapar de ellos con una canción de cuna.

¿Cómo es posible tener miedo del "verbo fantasma"? Un psicoanalista, de los cuatro que he visitado, podría decirme que es una muestra de insatisfacción, de necesidad por encontrar nuestro lugar en la vida, con todo y que se supone que ya lo habíamos encontrado. ¿Cuáles son las conjugaciones que me aterran? De hecho, sólo es una, divida en mil pedazos: el día que no fui capaz de encarar mi realidad y decir "no quiero estudiar informática", con todo y que nadie me obligó a hacerlo.

Cada mi cabeza se enfrasca en un singular vórtice de sueños con los ojos cerrados, conjugados en el dichoso verbo que no existe. Creo el mundo que no fue, materializo con la imaginación los amigos, salidas, libros y pláticas que pude haber hecho si no hubiera sido tan pusilánime allá por mi años mozos. Este viaje por las tierras del "hubiera" no dura demasiado: cuando siento que he pasado demasiado tiempo ahí, entono la canción de cuna y me quedo dormido. ¿Qué puedo hacer? Nada realmente, y lo peor es que es cierto. El pasado fue, lo que no hice en mis años de estudiante no podré hacerlo ahora, más allá de leer, leer y leer hasta que un día sea capaz de olvidar cómo se conjuga el "verbo fantasma", y recuerde, bien a bien, a usar los verbos en presente.

Reconozco, pues zopenco no soy, que la vida no es una regla, vamos, ni siquiera tiene forma: ayer, hoy, siempre, no son más que simples palabras, trabas para que nuestro pensamiento se ajuste a la sociedad en que vivimos, pero que al final, no define lo que somos y no delimitan nuestro paso por la vida, nuestras acciones, sueños y deseos reales, esos que se conjugan en presente y se expresan en imperativo y que, cual si fuera magia, exorcizan al fantasma del hubiera.

Aunque también podría llamar a los cazafantasmas, :-P.

Saludos.

El regreso

¡La li ho! ˆ_ˆ

Escribir es una catarsis. Escribir es la manera en que algunas personas expresamos lo que realmente pensamos sobre el mundo que no rodea y que, curiosamente, transformamos en nuestro para siempre. Escribir también es un capricho, una perotata de niños que como tal, a veces abandonamos sin más, para retomarla en los momentos menos pensados.

Hoy tuve un sueño muy extraño y realmente carente de significado, porque para mi, los sueños no son manifestaciones místicas ni nada por ese estilo, sin embargo fue raro, casi como una alucinación. Di patadas, codazos y hasta grité. No pasó nada más, pero me dejó intranquilo y pensativo, igual a cómo he estado desde hace un mes, cuando el sueño se alejaba de mi, pensando en cuando tuviera el valor de escribir otra vez, de regresar a este reino casi abandonado -pero jamás olvidado- de los pensamientos expresados en caracteres.

Muchas veces tenía la idea perfecta, el inicio ideal para dar el primer "teclazo" y recobrar lo que este blog fuera para mi hace apenas dos o tres años: la libertad de escribir, como diría Cri-Cri, "mil mentiras con faltas de ortografía". Pero al amanecer, el mundo y sus asuntos me nublaban los deseos, permitía que los demás entraran demasiado en mi vida y ¡puf! Me quedaba sin tiempo para escribir, perdía el encanto de la tranquilidad que esta actividad da, a pesar de en el fondo anhelarlo con todo mi ser.

Llevo cuatro días "incapacitado" por una cirugía. Me quitaron la vesícula y realmente no esperaba que me dieran catorce jornada de reposo, ojala hubieran sido cuando mucho ocho, pero no, son dos semanas de inactividad laboral, y otras dos sin hacer ejercicio... lo que también me hace fruncir el ceño porque no quiero regresar al problema de peso. Aunque sobre este punto la solución es la mar de sencilla, pues si algo descubrí la semanas previas a la operación es que realmente me gusta eso del gimnasio, por tanto, me di cuenta de que no me he engañado a mi mismo todos estos años, lo que significa que pasado el tiempo determinado por el médico, regresaré porque realmente es mi deseo.

Estas cuatro jornadas han sido, no dolorosas pero sí muy desesperantes. Me desagrada esta inactividad, esta "necesidad" de estar como una estatua por las pequeñas molestias que todo me causa, pues incluso mientras escribo esto, mi abdomen siente pequeñas punzadas, por lo que pronto debo ponerme de pie, dar un par de vueltas a paso de tortuga por el jardín y, de no aminorar, acostarme por vigésima vez para tranquilizarme y encontrar algo que pueda hacer, que de hecho no es mucho.

A este paso, podré escribir la columna para el diario la próxima semana sin más problemas, ya que en esta -con todo el dolor de mi corazón- no la envié, pues no estuve "online" con las redes sociales los seis días previos a la entrega del texto por andar entre citas en el hospital, llevar donadores, intentar donar sangre y casi morir en el intento: y -¿cómo negarlo?- andar de nervios, pues aunque esta intervención no fue muy grave, andaba asustado por la anestesia.

Pero en fin. Confío en que estos días de forzado exilio pasen lo mejor posible para regresar a trabajar y recuperar el ánimo perdido, pues a pesar de todo cuando se dice por otros lados, me gusta mi labor, me gusta hacerla donde la hago y si fuera por mi, regresaría a la redacción desde ya.

Saludos.

Readings...


Readings..., originalmente cargada por nefmex.

¡La li ho! ^_^

"Némesis" de Max Hastings, es el primer libro del 2014 :-) Trata, como se puede leer en la imagen, sobre la Segunda Guerra Mundial, en el Pacífico, y más específico, narra y explica las razones de la derrota japonesa.

En la madrugada nos chutamos parte del primer capítulo -cuando me fijé en la hora, eran las tres y media :-O -, así que, mínimo interesante sí me está pareciendo, aunque no niego que tendré que pelearme con mi "coco": las fechas y nombres propios; ya que -curiosamente- me encanta la Historia y entiendo muy fácil los contextos, pero no así las "preguntas de examen", tipo cuándo ocurrió tal cosa y así.

Sobre "La verdad sobre el caso Harry Quebert", que terminé hace un par de día, puedo decir con mucha alegría que me regresó al mundo de la imaginación después de varios insufribles títulos que nada más no me despertaron el interés.

El libro de Joël Dicker fue todo lo que esperaba de un "thriller": una trama intrincada, "sobresaltos" en el relato, y pronunciar más de dos veces "¡ese es el culpable!". Tampoco creo que sea el epítome del género, pero sí cumple con lo que debe: entretener.

Ya veremos cómo nos va este año con las lecturas.

Saludos.

Retos, éxitos y oportunidades.

¡La li ho! ^_^


Muñequito

¡Ah día de Reyes! Desde chiquito es mi fiesta favorita de la temporada navideña: más íntima y familiar que la Nochebuena, para mí es muy hermosa y llena de magia en su sencillez.

Este año sólo corté rosca con la familia y saqué un Niño Dios :-p al igual que el Cachorro, al menos ya sé con quien encargaré los tamales para el dos de febrero, así que no significará mayor problema para ambos.

Así, nos llega el tiempo de preguntarnos, ¿qué nos dejó esta temporada? La verdad es que muchos, muchos retos superados y un montón de expectativas... aunque de hecho ya las tenía desde hace tiempo. Recapitulemos:

- Cachorro. Seguimos juntos a pesar de todas las cosas que le han pasado; no tenemos planes de separarnos y queremos permanecer en el marciano plan que decidimos crear hace casi cuatro años. Eso sí, he tenido que entrar al quite para que se ponga a hacer ejercicio :-p.

- La casa. Luego de descubrir que el gobierno recomienda que espere hasta 2015, decidí que en el primer semestre de este año debo sacarla. La primera que vi sigue siendo la "mejor", pero tengo que buscar otras, aunque no niego que gracias al mismo Gobierno Federal, ahora me saldrá más caro :-/ y me hace dudar sobre si hacerlo o mejor ampliar la casa actual.

Pá y má dice que mejor haga uso de mi derecho laboral y acceda al crédito, y en parte estoy de acuerdo con ellos, a pesar del "miedito" a eso de vivir corto de dinero... aunque esos pagos serían para algo muy, muy bueno: la obtención de patrimonio.

- Trabajo. El fin de año tuve la oportunidad extraordinaria de cumplir un objetivo laboral: durante cinco días me dieron la responsabilidad de elaborar y editar los contenidos de la portada. ¿Se imaginan? Este año Novedades de Quintana Roo cumple cuarenta años, y yo, por cinco días tuve el privilegio de titular la portada... estaba "volado" y muy contento, máxime cuando me dijeron que me fue muy bien y que les gustó como salieron los textos.

- Lecturas. Después de intentar leer cuatro historias y que ninguna me gustara, decidí darme un par de semanas y alejarme de los libros. A pesar del natural temor a no volver a encontrar uno que me llevara al éxtasis de Santa Teresa -che señora "pacheca"-, a fin de año nos topamos con títulos interesantes y renovadas ganas por seguir leyendo.

El último que leí con alegría fue "Los años de peregrinación del chico sin color", y ahora estoy por terminar con "La verdad sobre el caso Harry Quebert", obra que despertó mi imaginación al grado de perder la noción del tiempo leyéndolo.


En fin, así las cosas por este lado del mundo. Realmente espero tomar el valor para cumplir este año el propósito que desde hace unos cuantos ha sido el motor de mi existencia: vivir y ser feliz.

Saludos.

365 días 2013

001.365 Para empezar...002.365 Getting ready003.365 Hojas secas004.365 Niño Dios005.365 Queridos Reyes Magos...006.365 El Rey Nef
007.365 Cena008.365 Rotativa009.365 Star Wars buddies010.365 Ruinas011.365 Naboo Starfighter012.365 Coco
013.365 Midori014.365 Amigo015.365 Hola chico bueno016.365 Biografía017.365 Reading moments018.365 I live in Cancun
019.365 De cabeza / Upside down020.365 Roto / Broken021.365 Un regalo022.365 Cafecito023.365 Almuerzo024.365 Café molido

365 días 2013, un álbum en Flickr.

¡Ah el 2013! Un año extraño, muy extraño y con mucho problemas y soluciones emocionales. El año en que dejé de escribir, curiosamente, para enfocarme en escribir, para hacer mejor mi trabajo y poder... bueno, digamos que ser yo sin tener que contarle al mundo entero que significa ser yo.

Sin embargo, todo tienen un final, y al menos de mi parte, quiero usar esta curiosa kabalá de Año Nuevo y esas cosas en las que a fin de cuentas no creo, para retomar todo eso que dejé de hacer porque me dio la real gana dejar de hacerla, y una de ellas es escribir. De cajón, este "post" fotográfico tal vez no ayude mucho en mi manía de querer escribir, pero bueno, al menos estas palabras si salieron de mi cabeza :-P.

Pero en fin. Esta es una entrada corta y con más ganas de comentarles la conclusión -hace tres días- del álbum "365 días 2013" :-) Espero les agrade la retrospectiva.

Por mi parte, quiero regresar y tengo la idea de hacerlo una vez que termine mi propia revisión del año que se fue, que a pesar de todo, fue uno muy bueno para mi en casi todo lo que puedo considerar como los valores de mi existencia: el amor, la familia, el entendimiento, la lucha contra los demonios. El 2014 pinta como cualquier otro: mucho trabajo y muchas ganas de vivir... aunque no tenga ni la más supina idea de cómo lo haré este año, LOL.

Saludos.